Skip to content

Cádiz, de Puerta Tierra p’adentro

30 diciembre, 2006
by

Anoche estuve dando una vuelta por Cádiz, una pequeña ciudad en la bahía del mismo nombre (en la punta meridional de España), que a todos los que somos de por allí nos resulta extrañamente acogedora. Aunque, siendo sincero, después de todo lo que ví es imposible no quererla.

Dejas el coche en la Plaza de España, y observas fugazmente el Monumento a la Constitución Española mientras te diriges a la Plaza de Mina. Ves a los niños jugar, a las personas mayores pasear cogidas de la mano, y miras con cierta nostalgia el piso en el que vivían tus abuelos. De ahí, a la Plaza de San Antonio, donde han puesto un mercadillo de artesanía gaditana con los típicos productos curtidos en cuero, alfarería… Bajas por la calle Ancha mientras ves el bullicio de la gente haciendo sus compras de Navidad, son las diez de la noche, y los comercios siguen abiertos. En una esquina, un grupo de jóvenes con trompeta y bombo le dan un toque carnavalesco a los villancicos de siempre. Sonríes, Cádiz siempre está de fiesta.

Llegas a la Plaza de las Flores, una pequeña zona llena de quioscos. Ramos de todos los colores, un aroma embriagador mires donde mires, y te diriges a un pequeño puesto. Te detienes y le pides al camarero un par de cucuruchos de pescaíto frito y continúas andando hasta la Catedral. Buscas un rinconcito resguardado del viento, en una de las puertas del monumento, y observas a la gente mientras te deleitas con calamares fritos, cazón en adobo, tortillas de camarones y cualquier otra especialidad de las que seguro encuentras en cualquier bar de la Bahía.

Sigues paseando y tratas de no sucumbir a la tentación de un helado, llegas al ayuntamiento. Ves sus luces, sus adornos, a un grupo de muchachos jugando al fútbol en mitad de la Plaza, y diriges tu vista hacia el muelle. Hay un barco atracado. No es grande, así que debe ser de la línea Cádiz – Santa Cruz de Tenerife. Sonríes, y vuelves al coche despacito, saboreando los momentos que has vivido.

Cruzas Puerta Tierra, sales del pueblo, y vas de camino a casa. Conforme las luces de Navidad van desaparecienco por la carretera, piensas que Cádiz aún conserva su encanto. Ha sido una noche increíble. Es maravillosa.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 6 diciembre, 2007 14:38

    Soy una gaditana que vive fuera de su tierra y ayer llegó para pasar el puente. He leido lo que has escrito y me ha encantado :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: