Skip to content

La medicación

10 enero, 2007
by

Rodhen todavía recordaba las palabras del farmaceútico cuando aún estaba postrado en su cama:

– Estos son los dos últimos frascos que me quedan. Esta maldita epidemia me habrá hecho rico, pero me ha dejado sin mercancía. Fíjate, aún tienen el precinto. Ojo, no podré proporcionarte más. Así que no desperdicies ninguna porque no podré ayudarte. Y recuerda, sólo una píldora de cada clase al día. Si no cumples esto, empeorarás. Ten cuidado. Sé que las dos clases de pastillas parecen idénticas, pero no lo son. Los botes sí que lo son (el fabricante es el mismo, después de todo), así que te he puesto unas etiquetas en los frascos para que los distingas. Una de Axenia, y otra de Bruscandi. Cada noche, antes de dormir, tómatelas. No lo olvides.

Y ahora se encontraba ensimismado sin poder recordar qué demonios había hecho. Allí estaban, sobre la mesa, tres pastillas idénticas. ¿Cómo podría distinguirlas? ¿Cómo continuar el tratamiento sin tomar más de una pastilla de cada clase y sin desperdiciar ninguna?

Anuncios
One Comment leave one →
  1. ale permalink
    9 agosto, 2007 6:52

    parto las 3 pastillas al medio y junto una mitad de una con otra mitad de la otra con 2 pastillas, saco una cuarta pastilla del frasco q tenia mas pastillas y tambien la parto al medio y me tomo media pastilla de cada una de las cuatro pastillas! sumando las mitades las 2 pastillas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: