Skip to content

Moby Dick, or The Whale

20 enero, 2007
tags:
by

— Le vuelvo la espalda al sol. ¿Qué haces, Tastego? ¡Permite que oiga tu martillo! ¡Oh, vosotros, indómitos espigones míos! ¡Tú, quilla incólume y casco a quien sólo Dios pudo intimidar!; ¡tú!, fir me cubierta y altivo timón, y roda que apunta al polo…, ¡buque de gloriosa muerte! ¿Es que me es negado el honor del más humilde capitán náufrago? ¡Oh, solitaria muerte de una vida solitaria! ¡Oh, ahora caigo en que mi mayor grandeza estriba en mi mayor infortunio! ¡Oh, venid desde vuestros remotos confines, olas denodadas de toda mi vida pretérita, para aumentar el volumen de esta gran ola de mi muerte! ¡Hacia ti ruedo, destructiva e inconquistable ballena, lucho contigo hasta el fin; te acuchillaré desde el centro del infierno, escupiéndote mi aversión con mi postrer suspiro! ¡Hunde todos los ataúdes y sarcófagos en una misma laguna, y como yo no he de tener ninguno, remólcame hasta hacer me pedazos, siempre en pos de ti, aunque sea atado a ti, ballena maldita! ¡Así hundo yo la lanza!

H.Melville, Moby Dick

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: