Skip to content

De abogados y forenses

27 febrero, 2007
by

– Dígame, doctor, antes de realizar la autopsia, ¿verificó si había pulso?
No.
– ¿Verificó la presión sanguínea?
No.
– Entonces, ¿es posible que el paciente estuviera vivo cuando usted comenzó la autopsia?
No.
– ¿Cómo puede estar usted tan seguro, doctor?
Porque su cerebro estaba sobre mi mesa, en un tarro.
– Pero, ¿podría, no obstante, haber estado aún vivo el paciente?
Es posible que hubiera estado vivo y ejerciendo de abogado en alguna parte.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: