Skip to content

Aventuras gráficas

8 enero, 2009

La «muerte de la aventura» fue sólo un entierro prematuro que habría causado sudores fríos en el mismísimo Edgar Allan Poe. La aventura no murió, a la aventura se le lanzaron dardos emponzoñados hasta que finalmente consiguieron abatirla esos «medios de comunicación» que son, hoy por hoy, la lacra del mundo del videojuego en todas sus vertientes. Los orientadores que desorientan, los flautistas de Hamelín que llevan a las masas a beber de fuentes contaminadas por su propia deslealtad al público, los que subastan su honradez al mejor postor, al que ofrezca el contrato publicitario más suculento. Aquellos que borreguizan, que destruyen la voluntad y el sentido crítico de los profanos maleables. Los que mesmerizan con banalidades a los potenciales compradores de títulos millonarios para que sus ineptos productores puedan cerrar el año con beneficios. Vendedores de humo, sinvergüenzas y desaprensivos. A esa clase de prensa es a la que hay que enterrar. Ellos son los caducos.

Increible me ha parecido el artículo de P. García sobre la muerte de las aventuras gráficas: Yo acuso. Son varias las veces en que he hablado con amigos sobre el futuro de este género, el porqué de su desaparición, el trabajo que cuesta encontrar una nueva aventura que te haga expresar un ¡Uala! de satisfacción. El disfrute de jugar, la tensión del peligro, el deleite de los escenarios. Fahrenheit y Syberia fueron, de hecho, las últimas aventuras (hace años ya) que me cautivaron: la primera por lo revolucionario del estilo y conseguir atraparme en ese mundo pre apocalíptico; la segunda por la belleza de la historia y los escenarios.

No obstante, pienso que es el mismo público quien ha desdeñado al género. En un Mundo como este, es el mercado quien manda. Y el mercado ha demandado, con cierta razón, el Shott’Em Up (juegos de acción, con Quake como paradigma). En un Mundo como este, el tiempo es el que determina. Y él ha decidido que no tenemos tiempo para una aventura gráfica.

Hoy, al menos en mi caso, me es impensable dedicar horas a jugar. Y eso es incompatible con muchas cosas. Entre ellas, las aventuras. Veo una aventura gráfica y pienso en un libro, una historia, narrada, que vas desarrollando y de la que vas aprendiendo. Me veo en la necesidad de indagar, de avanzar, de leer otro capítulo y no dejarlo inconcluso. Necesito tiempo; hoy, en este Mundo, es algo de lo que no dispongo. Jugar a Quake no requiere más de 10 minutos. Conectar a un servidor, pegar tiros, descargar adrenalina, y volver a tu trabajo. Jugar a un juego flash raramente me lleva más de media hora. Existe, por ejemplo en Kongregate, una variedad inusitada de juegos para desconectar, para empezar y terminar una historia, y que apenas te limitan el tiempo.

El mercado evoluciona, los límites se difuminan, y explorar nuevas fórmulas a veces fagocita a los componentes. Las nuevas remesas de juegos, encabezadas por el WoW, han fundido tres géneros en uno: el rol, la aventura, y la acción. El éxito abrumador del título de Blizzard (no desmerecido, por otra parte) ha creado decenas de clones que acaparan actualmente toda la oferta disponible. Por desgracia, creo que en esa fusión se ha perdido de todo. Se ha diluido la pureza de un género y se ha creado una mezcla confusa, mal distribuida, carente de sentido. Echo de menos, del rol, la esencia de D&D de Eye of the Beholder o Lands of Lore. De la aventura, los puzzles de Myst o el argumento de Broken Sword. De la acción, la frenética actividad del Quake o del UT.

Me apena pensar que es la falta de tiempo lo que ha hecho desaparecer a las aventuras gráficas. Me apena hablar con nostalgia de los maravillosos juegos del pasado, pensar que sólo existió el SCUMM, bucear por Internet y no encontrar nada que me llame la atención, desear una revolución que no llega, un renacer que no existe, un futuro difuso… Una aventura, en resumen, con la que vuelva a disfrutar.

Me alegra, en esta ocasión, haber descubierto a Benoît Sokal, el artista que hay detrás de Syberia, que ha desarrollado desde entonces tres juegos más y que ardo en deseos de probar.

Me alegra saber que, tarde o temprano, alguien lanzará un título asombroso, inaudito, único, que vuelva a hacerme soñar.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Annika permalink
    10 enero, 2009 22:37

    I (L) Lucasarts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: