Skip to content

De visita por Alemania

7 abril, 2009

Algunas consideraciones después de pasar unos días en Friburgo, Alemania, por motivos de trabajo.

Sé solidario. Mi avión llegó a Basilea (Suiza) con una hora y media de retraso, impidiéndome coger el último autobús a Friburgo. Resultado: totalmente perdido en el aeropuerto. Casualmente una muchacha alemana estaba en la misma situación que yo, ayundándome a coger un autobús a Basilea, un tranvía a la estación de trenes, y de allí un tren a Friburgo. Gracias, desconocida Anna, por tu inestimable ayuda.

Organiza tu viaje con tiempo si otras personas dependen de ti, pues los alemanes tienen fama (merecida) de organizados. Me vi envuelto en un problema (en calidad de intérprete) porque una investigadora colombiana no informó sino hasta el día antes de su llegada de la hora a la que lo haría (cuando el instituto estaría cerrado) por lo que la coordinadora estaba bastante furiosa.

Por mucha fama que tengan de organizados, los comercios tienen horarios de apertura muy dispares. Paseando por el centro me encontré con que cada uno habría a una hora (que oscilaba entre las 9:00 y las 11:00) y cerraba a otra (entre las 18:00 y las 20:00). Hablando de ello con un amigo de allí me dijo “precisamente por ser alemanes se pueden permitir abrir a distintas horas. A nadie se le ocurriría ir a la tienda sin saber si estará abierta o no”.

Para habituar el oido, la Deutsche Welle tiene gratis en su página web un gran repertorio de opciones. La que más me interesó, un curso radiofónico de alemán en lecciones de menos de 20 minutos. La duración perfecta para el camino de ida y vuelta a la facultad, y optimizar así un poquito más el día. En la tienda de iTunes están, de manera gratuita, todas las lecciones de los cursos.

El inglés, por supuesto, me fue mucho más útil. Cualquier persona con la que hablaba entendía el idioma, por lo que la comunicación dejó de ser un problema.

La cerveza, de lo mejorcito. Destilerías propias, jarras de litro… ¡Qué más se puede pedir!

Y, sobre todo, una experiencia increible. Estar en un centro de investigación puntero, codeándome con investigadores de otros países durante estos días, ha sido una oportunidad maravillosa. Me llevo de vuelta una colaboración en un proyecto internacional, el inicio de un posible nuevo artículo, y quizás un futuro muy interesante.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: