Skip to content

Jerarquía de alienígenas

14 diciembre, 2009

Utlannings (traducido: “outlander” “o el extranjero”) son los forasteros de tu propia especie y de tu propio mundo. (ej. la comunidad o la cultura). Un utlanning es una persona que comparte la identidad cultural del observador. Por ejemplo, si uno encuentra a un forastero que vivió en otra ciudad, estado, o la provincia, esta persona sería considerada utlanning.

Främlings (traducido: “el forastero”) son los miembros de tu propia especie, pero de otro mundo o cultura. Esto es una persona que es tanto similar como diferente de nosotros. Por ejemplo, si tu encuentras a otro humano que vivió sobre el planeta Marte, esta persona sería un framling.

Ramen (raman singular) son forasteros de otra especie que son capaces de comunicación y la coexistencia pacífica con la humanidad, aunque esto no garantice que ellos persiguan este objetivo. Algunos ejemplos de ramen son algunos personajes de la Guerra de las Galaxias, incluyendo Ewoks, Wookiees, etc. o, en el género de fantasía, elfos, enanos, gnomos, etc.

Varelse son forasteros de otra especie que no son capaces de comunicarse con nosotros. Ellos son completamente incapaces de poseer puntos en común con la humanidad. El virus casi inteligente de la Descolada puede o no haber sido de esta categoría. Un personaje describe a todos los animales como seres varelse, ya que con ellos ninguna conversación es posible. Ellos viven, pero no podemos adivinar los objetivos o causas que los hacen actuar. Ellos podrían ser inteligentes, ellos podrían ser conscientes de sí mismo, pero no podemos conocerlo.

Fusilado impunemente de la Wikipedia, esta jerarquía es la que se introduce en la Saga de Ender para catalogar a las distintas especies que coexisten en el Universo.

Es curioso que en el mundo de la ciencia ficción un requisito casi indispensable sea el carácter humanoide (utlannings, främlings y ramen) de todas las especies. Ciertamente es algo que simplifica el desarrollo de una trama: en un mundo humanoide la interacción entre especies es tremendamente sencilla. No obstante plantea importantes cuestiones carentes de explicación. Dos de ellas:

  • La procreación. Por mucha similitud fenotípica que muestren las distintas especies, ¿cómo se adapta el ADN de ellas para engendrar a un Spock mitad vulcaniano-mitad humano? Sin necesidad de entrar en el mundo de H. G. Wells y su isla del Dr. Moreau, basta pensar que el cruce de dos especies muy «terrícolas», un caballo y una burra, produce un animal completamente estéril: la mula. Sobre el caso de la procreación y otros menesteres recomiendo la crítica a la ciencia ficción escrita por Leonardo Da Vinci (el blog, no el artista).
  • La empatía. Más aún; si en un minúsculo rincón del Universo (nuestro planeta) nos encontramos con que prácticamente todos los habitantes somos varelse debido esencialmente a la diferencia de escalas entre especies ¿cómo podríamos plantearnos sin caer en un principio antrópico — en mi opinión, una tautología — que interaccionamos de manera coherente con habitantes de otros mundos?

Este hecho traspasa ya la frontera de la ciencia ficción y plantea numerosas inquietudes en “contactos extraterrestres” de los que ya hemos hablado en otras ocasiones. La ventaja es que ahora tenemos un nombre, varelse, para referirnos a ello. ¿Es la vida extraterrestre posible? ¿Probable? ¿Empática?

El 15 agosto de 1977 el radiotelescopio Big Ear captó la llamada Señal WOW! durante 72 segundos, la única hasta el momento que podría tener un origen extraterrestre y haber sido emitida por seres inteligentes.

http://www.goear.com/files/mp3files/14122009/4e7cde5e2165e35347ecba3de7413480.mp3″

¿Es esto una señal? ¿Es posible la comunicación entre especies? Es claro que individuos afines (entiéndase como especies afines) consiguen canales de comunicación afectivos: dueños y mascotas, por ejemplo. No obstante ¿qué sentido tiene esto a otras escalas? ¿Somos varelse al resto de especies del Universo? ¿O existe la posibilidad de contacto, empatía, consciencia?

Así como nubes, y las nubes lloverán, y lluvia producirán
Frutos en su suelo ablandado, para algunos que los consumirán
Asignados allí; junto con otros soles, quizás,
Con sus lunas acompañantes, se marchitarán,
Comunicando sus luces masculina y femenina,
Cual dos grandes sexos que animan al mundo,
Albergados en cada Orbe quizás con algunos que viven.

Aún siendo alguien el protagonista ¿entendería lo que encierra El Paraiso Perdido? ¿Sentiría? ¿Lloraría?

¿O no son (somos) más que autómatas a ojos ajenos a nuestra consciencia?

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Guille permalink
    16 diciembre, 2009 9:24

    ¿¿ Annika, y a esto no lo llamas Freak ??, menos mal que tengo un premio en casa que lo confirma. jejeje.

    Cada día me preocupa más que no tengas tele, voy a ver si hablo con los reyes y lo solucionamos….

    Abrazos a todos.

  2. Annika permalink
    19 diciembre, 2009 1:16

    Srdgato dice que si vamos a rajar de él en tono personal no lo hagamos en un blog.
    XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: