Skip to content

Sobre este blog

Fue en marzo de 2005, J.J. Merelo (de Atalaya) pronunció las palabras: «yo creé a Tiburcio Salido en la Wikipedia. Hoy, su “Vida imaginaria” forma parte del compendio Despropositario, un cajón de sastre donde está todo lo inventado». Bueno, quizás no fueron esas sus palabras, pero es el recuerdo que me gusta tener de aquel curso de sistemas complejos al que asistí en Baeza.

Esa idea, el Despropositario, fue el germen de Canela Fina. Un concepto difuso que me permitía almacenar toda la información dispersa que encontraba por la red. Eran muchos años navegando por Internet, mucho contenido y cada vez más desordenado en forma de favoritos y visitas frecuentes.

El concepto, originalmente, era un almacen. Un lugar donde todo cabe: humor, literatura, ciencia, citas, imágenes, informática… Un lugar donde guardar, ad perpetuam, todo aquello que me resulta interesante, inquietante, atrayente o hermoso.

Hoy, años después, esa idea ha evolucionado. Cambio de servidor, incorporación y abandono de duquende, parones durante meses, replanteamientos, rediseños, etc. La base sin embargo sigue siendo la misma, sigue siendo mi rincón, sin propósito alguno, con el que aprendo historias nuevas, en el que guardo imágenes, enlaces a nuevos blogs, apuntes de ciencia y, en definitiva, cualquier cosa que se me ocurra.

Hoy, más que nunca, Canela Fina es el blog despropositario.

A %d blogueros les gusta esto: