Skip to content

Manifiesto: “Cómo trabajar mejor”

13 febrero, 2013
"How to work better", por Peter Fischli y David Weiss.

“How to work better”, por Peter Fischli y David Weiss.

CÓMO TRABAJAR MEJOR

1. Haz una cosa cada vez
2. Conoce el problema
3. Aprende a escuchar
4. Aprende a formular preguntas
5. Distingue lo que tiene sentido de lo que no
6. Acepta el cambio como inevitable
7. Admite tus errores
8. Dilo de forma sencilla
9. Estate tranquilo
10. Sonríe

Resulta que uno de los principales motivos por los que un desconocido visitante llega a Canela Fina es a través de una búsqueda en Internet de “imágenes para levantar el ánimo”: allá por el 2009 taperware publicó una entrada que aparece en los primeros puestos de Google al buscar esa cadena. Al margen de la genialidad de aquel texto (y el cómic adjunto), sirva esta entrada como punta de lanza para una nueva sección en Canela Fina. Porque revisando los puntos de este manifiesto puede uno percatarse de que su validez va más allá de meras cuestiones laborales.

Intercambios en la Guerra Fría

17 enero, 2013

10 de febrero de 1962. 8:52 am.

Apenas ha despuntado el sol cuando dos hombres cruzan sus caminos, por primera y última vez, al atravesar una divisoria línea blanca pintada sobre el asfalto de un desvencijado puente de hierro. En ambos extremos les esperan a cada uno de ellos sus compatriotas y, más importante aún, la libertad. De un extremo, traído directamente desde los Estados Unidos y capturado como espía soviético, Vilyam Genrikhovich Fisher — también conocido como Rudolf Abel — que se adentra en la Alemania del Este. Del otro, Francis Gary Powers — ex-oficial de la Fuerza Aérea Estadounidense — que después de llegar a la Alemania del Oeste pondrá por fin rumbo a casa. El lugar escogido para el intercambio, el puente de Glienicke, también llamado Puente de la Unidad o Puente de los Espías.

El puente de Glienicke, fotografía de Thomas Blees

El puente de Glienicke, fotografía de Thomas Blees

El puente, originalmente construido en 1907, era uno de los pocos puntos del Globo en tierra de nadie, posibilitando este tipo de intercambios. A un lado, Postdam, ocupada por la Unión Soviética en la Alemania Oriental. Al otro, un sector del Berlín Oeste controlada por los Estados Unidos. Frente a frente, dos facciones en lucha por la supremacía mundial. Los hombres que cruzaban levemente sus miradas durante el intercambio eran conscientes de lo que significaba el evento. El armazón de hierro contemplaba, impertérrito, los vaivenes del mundo político que pugnaba por una victoria global.

Durante toda la Guerra Fría, mudo, hierático, el puente de Glienicke observó el traspaso de hasta 40 hombres, soldados, espías, que pusieron su vida en riesgo en busca de sus ideales y, tras una misión infructuosa, pudieron por fin volver a sus hogares. Hoy, atravesado con despreocupación por vehículos y personas, tan sólo una placa recuerda, vagamente, los hechos históricos que presenciaron sus pilares.

Anna Simón pillada en top-less

28 diciembre, 2012

Las fotos, más abajo:

Leer más…

El guf

14 diciembre, 2012
Dante y Beatrice miran hacia el más alto Cielo, de Gustave Doré.

Dante y Beatrice miran hacia el más alto Cielo, de Gustave Doré.

Cuentan en la Cábala que, en el Jardín del Edén, junto al Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, se encuentra el Árbol de la Vida. De este árbol, que otorga la inmortalidad a quien se alimente de sus frutos, emanan las almas de quienes han existido o existirán. Almas que son depositadas en el Guf: el Tesoro de las Almas.

El Tesoro se encuentra en el Séptimo Cielo, Araboth, custodiado por los ángeles y rodeado de numerosos tesoros. Las almas que allí aguardan a ser recogidas brillan espectacularmente, confiriendo al Tesoro un aire de riqueza, no tanto por la luz que emana del mismo, sino por el contenido que en él ha depositado el Árbol de la Vida. Las más brillantes corresponden a los más puros de corazón, y dichosos serán los hombres que porten esas almas. El Diablo, en su afán por traer el Caos, protesta cada vez que un alma pura va a nacer, tratando de retener las almas más brillantes durante miles de años.

Antes de nacer alguien, el arcángel Gabriel deposita su mano sobre el Guf y coge el alma más cercana, otorgándole vida al ser humano que vendrá al mundo. Dicen que los gorriones pueden ver las almas descender a la Tierra, y que esta visión es el origen de su canto. Lailah, Ángel de la Noche, velará por el no nacido hasta que su madre dé a luz.

Si bien algunos piensan que el Guf es infinito, numerosos rabinos coinciden en darle finitud al mismo. De esta forma, cuando la última alma abandone el Guf, los gorriones callarán, nacerá el primer ser humano sin alma, y será él quien anuncie la llegada del Fin del Mundo:

12:1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
12:2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.
12:3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
12:4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.
12:5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

Libro de las Revelaciones, Nuevo Testamento.

Cuatro simples pasos

4 diciembre, 2012

A saber:
1.- Darle al play
2.- Subir el volumen.
3.- Subirlo un poco más.
4.- Con el audio de fondo, leer la entrada anterior.

Más allá de los 40º SUR

4 diciembre, 2012
El Hornet, un clipper que hacía la ruta Nueva York - San Francisco en 105 días cruzando el cabo de Hornos

El Hornet, un clipper que hacía la ruta Nueva York – San Francisco en 105 días cruzando el cabo de Hornos

Mitad del siglo XIX. Un nuevo tipo de embarcación, el clipper, revoluciona la navegación a vela prometiendo altas velocidades para circunnavegar el globo. La contrapartida, el viaje más allá del paralelo 40 S.

La ruta (y sus promesas de aventuras, riesgo y riquezas a partes iguales) comienza al sur de Inglaterra, desde donde se embarca en dirección al Ecuador y, posteriormente, al cabo de Buena Esperanza. Es un viaje arduo de más de 10,000 kilómetros que se prolonga un mínimo de 60 días aprovechando los vientos naturales del Atlántico Sur. Desde allí se continua hacia el sur hasta alcanzar los Rugientes Cuarenta, una zona de fuertes vientos australes con abundantes icebergs desaconsejada para marineros inexpertos. Y sólo aquellos que buscan alcanzar un tiempo menor se aventuran más allá del paralelo 40 hacia los Furiosos Cincuenta o los Aulladores Sesenta.

La región del paralelo 60 S es la única del globo que no conecta con tierra en ningún punto, cuyos contactos más cercanos con tierra firme están a más de 50 kilómetros de distancia. Un avezado navegante podría recorrer el globo siguiendo la ruta del paralelo sin pisar tierra en ningún momento, pero tendría que enfrentarse a lo que da nombre a esta región: vientos de más de 150 km/h, olas de más de 15 metros y un sol visible menos de 6 horas al día durante el invierno. Es una ruta que permite recortar más de 1,500 km hasta Australia a cambio de exponerse, además de los peligros anteriores, a enormes témpanos de hielo que podría fracturar el barco irremisiblemente y sin posibilidad de salvación.

Una vez alcanzado el continente australiano después de 100 días de navegación, aún tendrá el barco que recorrer el Océano Antártico y enfrentarse al temible Cabo de Hornos: vientos poderosos acrecentados por el embudo que forman los Andes y la península Antártica, olas gigantes que han recorrido todo el planeta sin encontrar obstáculos y se tornan cortas y picudas al entrar en el cabo de Hornos y zonas de corrientes que impulsan a los barcos al pasaje de Drake aseguran un accidentado viaje de vuelta a casa.

Una vez superada la etapa, el navío avanza por el Atlántico Sur en dirección norte, huye de los Aulladores Sesenta, y enfila el clipper en dirección a los muelles ingleses tras más de 200 días de travesía marítima.

La ruta que seguían los clippers del siglo XIX circunnavegando el globo.

La ruta que seguían los clippers del siglo XIX circunnavegando el globo.

Esta ruta, que tuvo su apogeo a finales del siglo XIX, se vió desbancada por las nuevas rutas de navegación y, sobre todo, por el auge de nuevos barcos que no hacían uso de la navegación a vela sino de potentes motores que hacían absurda la aventura de los Aulladores Sesenta. Hoy, los canales de Panamá y de Suez han contribuído a redirigir el tráfico marítimo hacia los mismos destinos en menos tiempo y, sin lugar a dudas, con mayor seguridad.

Están locos estos ProRunners

15 noviembre, 2012

Al srdgato le ha dado por salir a correr (o hacer running, que le gusta decir a los expertos). Todo empezó, como suele ser habitual, una noche con demasiado pollo frito, demasiadas cervezas, y demasiada testosterona:

JPSINLÍMITES — Pues hay una carrera de 10 km dentro de 10 días…

SRDGATO — Pues no sé…

JPSINLÍMITES — YO me voy a apuntar.

SRDGATO — Pues si tú te apuntas, yo también. ¡A ver si ahora vas a estar tú más en forma que yo!

Y lo demás ha ido transcurriendo en un dudoso orden cronológico (condensado para darle mayor dramatismo a la historia):

Día 1. Necesito un entrenador personal.

SRDGATO  — ¡PRORUNNER1! Tú que sales a correr. Que me he apuntado a una carrera dentro de 9 días. ¿Qué hago?

PRORUNNER1  — ¿9 días? ¡Pero si tú no has corrido nunca! ¡Hacen falta 30 días para prepararse! Bueno. Haré lo que pueda contigo. Mañana te espero a las 9:30 AM para ir a correr.

Día 2. He tenido que comprarme unas mallas. Me siento ridículo. Hoy he corrido 5 km. Estoy destruido. Necesito un nutricionista.

SRDGATO  — ¡ANAHORIA! Tú que tienes un hermano nutricionista. ¡Dile que me ponga a dieta!

Día 3. Todavía me duran las agujetas. Me llega la dieta. Básicamente consiste en comer y comer a todas horas. Haya hambre o no. Plátanos, yogures, tortitas de maíz.

Día 4. Hoy he corrido 6 km. Apenas me mantengo en pie. Aparece en escena PRORUNNER2.

PRORUNNER2  — Oye SRDGATO, que me he enterado de que te has apuntado a correr. Te voy a pasar un libro para que lo leas. Seguro que te vale.

Día 5. Agujetas en músculos que ni sabía que existían. Me llega el libro. Correr es el summun del Universo. El Alfa y el Omega de la vida. Correr te hace más alto, más fuerte, más listo, más sensible, más femenino, más humano, más animal, más perfecto, más en simbiosis con la Naturaleza. Creo que me estoy metiendo en un mundo muy oscuro.

Día 6. Hoy PRORUNNER1 y yo hemos hecho “series”: correr como un poseso como si te persiguiera un jabalí. Dejar que el jabalí se pare un minuto para comer hierba, y que vuelva a por ti. Voy a recoger mi dorsal para la carrera. Delante mía, PRORUNNER3:

PRORUNNER3 — Pues… ya que estoy aquí, quería unas zapatillas.

DEPENDIENTE — Vale… ¿Cuánto corres?

PRORUNNER3 —Poco. 40 km a la semana.

SRDGATO piensa que está a punto de cometer uno de los mayores errores de su vida. Se acuerda del pollo frito, de las cervezas, y maldice el día que le dijo que sí a JPSINLÍMITES.

Día 7. HERMANO1 aparece en escena.

HERMANO1 — Pues, ahora que te has apuntado a esto de correr… Hay una maratón en Madrid en marzo, ¿por qué no nos apuntamos?

SRDGATO — Bueno, deja que lo pregunte.

Día 8. El día antes de la carrera. Aparece PRORUNNER4.

SRDGATO — Pues me ha dicho HERMANO1 que me apunte a la maratón de Madrid.

PRORUNNER4 — No hombre no. Tú te tienes que apuntar a la de Berlín, que es en llano. Haz como yo, que ahora me voy a correr la de Jerusalén. Como ya estamos mayores, hacemos sólo la media. 21 km. En llano.

SRDGATO (irónico) — ¿Y por qué no la de Nueva York, ya que estamos?

PRORUNNER4 — No, esa es demasiado comercial. Ya te digo, tú te tienes que apuntar a la Berlín.

SRDGATO —Mañana va a ser la primera vez que corra durante una hora desde hace más de 10 años. ¿No crees que estamos llevando esto demasiado lejos?

PRORUNNER4 — Tú hazme caso, que de esto sé.

SRDGATO — Tú lo que estás es majara. Como todos los PRORUNNER que me he encontrado esta semana.

Día 9. Día de la carrera. 10 km. 1 hora, 0 minutos, 43 segundos. ¡Objetivo conseguido!

[..]

Día 19. Aparece JPSINLÍMITES.

JPSINLÍMITES — Pues hay una carrera en 7 días…

SRDGATO — Te odio.

JPSINLÍMITES — YO me voy a apuntar.